Santiago de Chile, 1986.

Bibliotecario, poeta y gestor cultural.  Nace el mismo año en que muere Borges, y como si no fuera suficiente coincidencia llamarse igual que él, deambuló por los laberintos de Buenos Aires en búsqueda de las ciudades que siguen escribiéndose en su ausencia.

En Santiago de Chile, participó en dos talleres de Balmaceda Arte Joven, impartidos por los poetas Kurt Folch (2006) y Germán Carrasco (2008). Formó parte de antologías publicadas por la institución: Cosecha 2006, y Antología Histórica 1997-2007. Sus textos también aparecen en las antologías Plaza Italia y Entrepuentes, de Mago Editores.

El año 2013 realiza un proyectomemoria, imprimiendo y difundiendo su propia versión del Mapa Político de Chile: 1973-1989, el cual fue diseñado con los nombres de cada detenido desaparecido de la dictadura económica, cívica y militar. Dicho trabajo fue acompañado del poema La memoria es un músculo que duele cuando se ejercita.

disponible en:

Cursó la Maestría en Gestión Cultural, en la Universidad de Buenos Aires, ciudad en la que vivió entre los años 2016 y 2018.  Participó en el taller de escritura El otro lado de las cosas, coordinado por Natalia Romero, y forma parte de la antología 2016. Su poema “Instrucciones para incendiar una ciudad” ha sido traducido al portugués e inglés, siendo incluída en la antología Overthrowing Capitalism Vol. 4 (San Francisco, USA, 2017).

Actualmente reside en la ciudad de Villa Alemana, y coordina el proyecto Bibliometro Valparaíso.


Sus libros:

Testigo (1a ed: Animita Cartonera, 2007; 2 ed: Ediciones Filacteria, 2016)

LA CAÍDA

aunque el resultado hubiese sido el mismo

técnicamente tú no te lanzaste

caíste igual

te reventaste igual

te arrepentiste al penúltimo segundo

te imaginaste bajando

famoso por la escalera

pero sin zapatos

pisaste mal

muy mal

al último segundo

simplemente resbalaste

y la fama cayó

contigo.

Instrucciones para incendiar una ciudad (Ediciones Filacteria, 2016)

Estación Constitución, Buenos Aires

Toda ciudad guarda en sus entrañas

calles y rincones de otras ciudades

aloja trozos del mar

para refrescarnos

en lugares lejanos a la costa

dejamos que el calor del valle

toque nuestra piel

como larga sucesión de olas

en algún litoral en pleno invierno

toda ciudad contiene

los semáforos de Punta Arenas

que parpadean en la madrugada

por calle Chiloé

pero nada de eso me bastaba

si ninguna ciudad contenía tu mano

guiándome por los andenes

de estación Temperley.